La nueva norma IMO y el transporte marítimo

imo-transporte-maritimo-barco-exportacion-contenedores

Todos los medios de transporte tienen que adaptarse a una normativa o legislación específica. En el caso de los que dedican su actividad económica al comercio internacional de mercancías, aún más. Por ello, hoy os hablamos de cómo afecta la nueva norma IMO que entrará en vigor el próximo 2020 al transporte marítimo.

 

¿Qué es IMO?

El acrónimo IMO hace referencia a la Organización Marítima Internacional. En concreto, se trata de un organismo especializado perteneciente a las Naciones Unidas que es responsable de la seguridad y protección de los océanos y la navegación.

Por un lado, establece una normativa básica y de seguridad que cumplir. Por otro, a través de estas, también intenta prevenir la contaminación del mar que pueden provocar y provocan los buques.

La internacionalización del transporte marítimo y su uso para el comercio internacional de mercancías hace que su principal objetivo sea el de establecer un marco normativo justo y eficaz. Este marco, se establece para la creación de condiciones de igualdad, y ha de adaptarse y aplicarse en el plano internacional.

transporte maritimo imo

 

Nueva norma IMO para el 2020

La nueva norma que entrará en vigor durante el próximo año 2020 reduce el contenido máximo de azufre que pueden contener el combustible utilizado por los barcos. De esta forma, la cantidad queda establecida hasta un total del 0,5% masa/masa, frente al 3,5% que contienen en la actualidad.

La finalidad de esta nueva normativa es la de reducir las emisiones de óxido de azufre para, a su vez, reducir la contaminación ambiental y la destrucción de la capa de ozono.

Los cambios en el sector tendrán que comenzar a realizarse durante este año 2019, ya que para el próximo año 2020 todos los barcos han de cumplir el nuevo reglamento.

 

Ventajas y desventajas de esta nueva normativa

A pesar de que esta nueva normativa no provoca cambios en las infraestructuras de los buques utilizados, la disponibilidad del petróleo con un contenido en azufre inferior al 0,5% es menor en comparación a otros tipos de combustibles.

El hecho de que no se tengan que realizar cambios en las infraestructuras, supone un beneficio para las empresas puesto que no han de invertir en este ámbito. No obstante, el tipo de combustible que se deberá utilizar, al tener una menor disponibilidad, puede hacer que el precio se encarezca.

¿Cómo afectará esta norma a los clientes?

De manera general, podemos ver que esta nueva normativa podría suponer un aumento en el coste del transporte de mercancías.

Este incremento en el coste puede verse reflejado, de manera directa, en los fletes que afectan o hacen referencia al combustible. En concreto, afecta de manera directa a los fletes:

– BAF: Bunker Adjustment Factor. Es el precio que se relaciona con los ajustes derivados del mercado y la fluctuación de fuel.

– EBS: Emergency Bunker Surcharge.

– BUC: Bunker Contribution.

– BRC: Bunker Recovery Cost.

Los tres últimos términos definidos (EBS, BUC y BRC) hacen referencia a los gastos extra que, como hemos dicho, están relacionados con el combustible.

Se trata, por lo tanto, de una normativa con gran relevancia tanto para las empresas como para los clientes que contratan los servicios. Aunque sí que podemos prever una subida del precio, por el momento no se ha registrado un incremento de fletes considerable.

Related Posts

Write a comment